La segunda meditación de sanación en Cuenca, Ecuador

El primero de julio tuvimos otra maravillosa sesión de Sanación Mai-Tri. Swamiji Bhaktananda nos guió amablemente una vez más a través de la liberación de las semillas del karma, escondidas en la copa causal de nuestro sistema. Según Swamiji, el único requisito para que la sanación ocurra, es tener la clara voluntad de ser sanado, y tener fe en la Divinidad en la forma que cada uno lo conciba, o sin forma.

En pocas palabras, aquí están algunos ejemplos de lo que sucedió esta vez. Uno de los participantes dijo que se enfrentó con algo todavía presente en él, y que también había procesado anteriormente: la Vergüenza. Luego Swamiji le explicó de que se trataba de una condición negativa kármica, proveniente de sus antepasados, y que la mejor manera de resolverlo sería bendecir y ofrecer cada comida a sus antepasados, y de esta manera fácil limpiar el karma del linaje. Algunas meditadoras experimentaron la muerte violenta de sus vidas pasadas. Una de ellas estaba pasando por la experiencia de la estrangulación perpetrada por su propio marido en una vida pasada. El dolor que ella sintió no era sólo en el área del cuello, sino también había un intenso dolor en el corazón. Es que esta persona amaba a su marido sinceramente, y por eso ella llevaba en su interior un fuerte sentimiento de traición que ahora por fin pudo soltar.

13178693_10153404887467161_2161511269577089305_n

Una linda experiencia con las propias palabras de una de las personas que participó en ambas Meditaciones de Sanación: Esta es mi segunda vez con la meditación curativa. Sonará extraño, fui a ese lugar sagrado, tan pronto cerré los ojos, como lo hice la última vez. Con la voz de Swamiji de trasfondo en mi mente consiente, me encontré sentada sobre una roca situada al lado del río, bajo la sombra de árboles y fauna. El sonido del rio y la brillantez del día se hicieron cada vez más claros, al respirar profundamente.  A diferencia de la última vez esto duró más tiempo. En un momento dado me encontré en la oscuridad, siendo consciente de la existencia del mundo  exterior del luminoso día, del río.  Cuando se me preguntó cómo me sentía dije “me siento en paz”, a pesar de la oscuridad que me rodeaba.  Porque no tenía miedo, sentí el afán de estar en la oscuridad para alcanzar la luz del día.  Este pensamiento trajo consigo otra visión en frente de mis ojos.  Me encontré dentro de una esfera, tratando de salir. De pronto, era un pájaro rompiendo el cascaron de un huevo. “Tick, tick, tick.”… Hasta podía escuchar el cascaron resquebrajarse, saqué la cabeza, me dio la bienvenida mi río, mis árboles y la roca sobre la que estaba.  Al momento que Swamiji empezó a tocar una bella y relajante canción de amor, me transformé en una caricatura de dibujos animados, ni hombre ni mujer, pero una criatura feliz saltando de roca en roca a la orilla del río. Después de esta experiencia me sentí  aliviada, feliz, cansada, pero sobre todo- liberada.

16406973_1319513751439692_1802628279321239514_n

Después de la meditación, Swamiji respondió amablemente a nuestras preguntas. Nos explicó que en los siguientes días podíamos pasar por un proceso de desintoxicación que puede incluir: cansancio o lo opuesto, mucha energía, hambre o estar sin apetito, problemas con el estómago o dolor de cabeza, o fuertes emociones. Nos aseguró una vez más que todo esto formaba parte del proceso de sanación, y que deberíamos aceptar lo que sea que nos pase, vivir la experiencia y soltarla por completo. Uno de los participantes preguntó si es posible canalizar las emociones y la energía de los demás durante la sanación. Swamiji rechazó definitivamente esta posibilidad, y nos explicó que cuando sentimos que es así, que se trata de nuestro ego protegiéndonos de alguna manera. A veces las emociones o situaciones son demasiado chocantes para nuestro sistema, y para no enfrentarlas las proyectamos en otras personas. Nos dijo que todo lo que experimentamos vino únicamente de nosotros, y que la Tradición trabaja de tal manera, que cada uno de nosotros está envuelto en una burbuja de energía y Luz que nos protege en forma absoluta. Nada puede penetrar esta protección, y todos estamos libres de peligro para expresar lo que sea que guardemos en nuestro interior en un ambiente completamente seguro.

Gracias a todos por formar parte en la poderosa Sanación y por compartir su bello Amor. Gracias a Swamiji Bhaktananda, amable, divertido y amoroso como siempre. La Gratitud Eterna a Mohanji y a la Tradición que trabajaron en nosotros durante la meditación (y más allá), y por cuidarnos por Siempre.

Con Amor,
Mohanji Ecuador

Editado por: Paola M. y Mayte Acosta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s