Designios divinos de la vida (historia de Atmananda)

20171105_0851531235432810

“¡No puedo creer que soy tan limitado! No puedo sentir que tengo un cuerpo. Bhagavan, (Señor), ¿Qué es esto?”, Le preguntó Manu a Atmananda. Atmananda no le prestó atención a sus palabras. Hay muchas de esas exclamaciones de sus seguidores a las que está acostumbrado; y él sabe la causa de tales sorpresas: Mente. Nunca estuvo impresionado con nada que las mentes hayan producido alguna vez. ¿Por qué debería? La mente es todo lo que ve a su alrededor. Mentes que caminan, hablan, duermen, sueñan. Mentes pesadas, cargadas de conceptos, prejuicios, miedos, recuerdos y deseos. Nada más.

mohanji-za-atmananda-blog

Manu había experimentado un estado de trance simplemente conectando su mente al centro del corazón de Atmananda, quien siempre estaba en estado de meditación. Manu se sentó a unos metros de distancia y se concentró en el centro del corazón de Atmananda. En ese momento, un sentimiento de fusión y disolución envolvió su mente mientras el centro de su corazón se fusionaba con el de Atmananda. Él ha estado haciendo eso desde que comenzó a seguir a Atmananda. Finalmente, en ese día, vio, o mejor dicho, sintió, en su ojo interior, el insondable e ilimitado cielo del centro del corazón de Atmananda. Todo el universo parecía descansar allí. Esa visión lo empujó a un estado de trance feliz y se quedó así durante unas horas.

Atmananda nunca lo guió a este estado ni le prestó atención. Él sabía que uno solo puede alimentar las mentes. La conciencia no necesita comida. Su misma presencia fue su máxima enseñanza. A los elegibles, él entregó lo no pedido solo por su presencia. La elegibilidad estaba en el vacío interior, la fe inquebrantable, la falta de dudas, la rendición y el claro propósito de la liberación. En el árbol de la liberación, las hojas sanas que buscan la liberación permanecen en el árbol, mientras que las hojas que están secas, confusas, prejuiciosas y descompuestas con fuertes emociones, caían periódicamente. Cada brisa, y que decir la tormenta, fueron una razón suficiente para que esas hojas se cayeran. Cada vez que esto ocurría, y alguien hacía comentarios o preguntas al respecto, Atmananda respondía con calma: “No están listos para la liberación. Todavía no es su hora”.

img-20171121-wa0002210152574

El sol se había puesto. Atmananda se puso de pie y comenzó a caminar. Se movió unos pasos hacia el camino que conducía a la orilla del río. Obviamente, su intención era darse un baño y meditar en el templo cercano. El sacerdote del templo local siempre le daba a él y a sus seguidores algo de comida cada vez que este monje errante venía por allí, a pesar de que nunca pedían, ni esperaban nada de nadie, en ningún momento.

En el camino, se encontraron con una anciana. Ella cojeaba y caminaba con la ayuda de un palo. Ella era reumática y parecía tener una pierna congelada. Atmananda siempre preguntaba “¿Has comido?” a cada persona anciana y enferma que encontraba en el camino. Le hizo la misma pregunta a esta señora. Ella dijo “No he comido nada en los últimos dos días.” Esté lugar estaba lejos de la ciudad y escasamente poblado. Por lo tanto, no era un lugar favorito para los monjes errantes y las personas mayores indefensas. Atmananda se volvió hacia uno de sus seguidores llamado Ramakrishna y le dijo: “Te di tres frutos por la tarde para que los guardases. ¿Todavía los tienes?“ Un vendedor de fruta le dio esto a Atmananda como Dakshina. Ramakrishna dijo: “Sí Gurudeva”. Atmananda dijo “Dáselo a ella”.

Ramakrishna vaciló por un momento porque ese era el único alimento que este grupo tenía en ese momento. Atmananda repitió sin emociones: “Dáselo a ella.”. Ramakrishna no volvió a pensar. En ese momento, Atmananda ya había empezado a caminar hacia adelante. Ramakrishna se apresuró a entregarle los frutos a la anciana y luego alcanzar  al veloz y ágil Atmananda. De hecho, todos ellos estaban hambrientos y no había una fuente segura de alimentos a mano. Sin embargo, mientras caminaba con Atmananda, que nunca se había quedado en un lugar durante más de tres días, nada estaba asegurado. Esta era una prueba para la mayoría de los discípulos. A Atmananda nunca le importó quién se cayó y quién se quedó. Él continuó caminando.

img-20170714-wa00051088988492

Después de bañarse y realizar el “Sandhya Vandan” (ritual de oración / meditación durante el amanecer y el atardecer), caminaron hacia el templo. El Señor Krishna era la deidad principal allí, el dulce aroma de las guirnaldas de albahaca (Tulsi) que adornaban el hermoso ídolo del Señor Krishna los saludó. El ídolo brilló a la luz de las lámparas de ghee.

Atmananda siempre tuvo una razón clara para llevar a sus seguidores a los templos: la purificación. Nunca fue por su bien. La purificación tiene múltiples aspectos. Primero los sentidos, luego la mente. Los sentidos no tienen significado o existencia sin la mente. Los ojos capturan la verdadera gloria, brillante y decorada, del ídolo, que no es más que la representación de un ideal. Cada ídolo en el camino del Sanatana Darhma es la representación de un ideal o dimensión particular de nuestra existencia, como acción, fuerza de voluntad, abundancia, riqueza, amor, conocimiento, paz, etc. Los oídos se despiertan a través de mantras, campanas, tambores, caracolas y otros sonidos del templo. La nariz se despierta con la fragancia de las hojas de albahaca, las flores, los palitos de incienso, el alcanfor y los perfumes que se usan en el ídolo. La piel se despierta mediante la aplicación de ceniza sagrada, pasta de cúrcuma, sándalo o bermellón. La lengua es despertada por el agua sagrada, las frutas ofrecidas u otras ofrendas. Dicen que el sonido del caracol que se escucha en el templo es tan poderoso como mil OM, y lo suficientemente poderoso como para rechazar todos los elementos negativos y despertar a los nadis humanos. Finalmente, la mente se despierta a través de todos estos sentidos y las vibraciones de cánticos y canciones, que la separan del mundo exterior y la mantienen estable en el presente. Por lo tanto, todo el cuerpo se despierta. Esto ayuda a la purificación interna y externa. Aparte de eso, la ofrenda que los devotos dan en el templo significa sacrificio y redención. La humildad es el aspecto más importante de la existencia humana que produce la gracia en abundancia.

m-in-white-giving-shaktipat

La humildad tiene cuatro aspectos. La sensación de insignificancia de una manera positiva es un aspecto. Si uno se siente más bajo que el más bajo, es una clara señal de humildad establecida. Esta es también la razón por la cual las personas se postran con todo el cuerpo a los pies del ídolo o maestro espiritual. Redención total, haciéndose insignificante, para que el ego se reduzca al nivel más bajo posible. El hombre menos el ego es igual a Dios. El segundo aspecto es ser tolerante, con un alto nivel de aceptación, sin juzgar a uno mismo y al mundo que nos rodea. La aceptación de uno mismo y del mundo que nos rodea mantiene nuestra mente firme y tranquila. La resistencia, el juicio, los prejuicios, el odio y la ira hacía todo es lo opuesto a esto. En ese caso, la mente sigue siendo turbulenta. El tercer aspecto es la aceptación y el respeto de todos los seres, humanos y no humanos. Respétalos como te gustaría que te respeten o más. Cuarto, no tener expectativas. No esperes respeto, reconocimiento o cualquier cosa mientras ofreces lo mejor de ti. Esto se simboliza al ofrecer variedad de cosas para el templo o ídolo. El ídolo representa un ideal y cada deidad es representación de diferentes dimensiones de la existencia humana o diferentes ideales. Todo esto unido se convierte en la experiencia llamada Humildad. La humildad asegura la gracia en la vida.

20170829_1246021982173784

Y, por supuesto, los templos son lugares de encuentro para compartir y cuidar, así como para nutrirse

y expresar nuestra bondad y amabilidad innatas. El rejuvenecimiento, la purificación y la bondad nutritiva son las razones por las que Atmananda llevó a las personas a los templos. Él nunca alentó oraciones de solicitudes de beneficios materiales e inclusos espirituales de las deidades. Solía decir: “Aumenta tu espacio interior, llevarás más gracia”. Siempre que las personas le preguntaban a Atmananda “¿Qué podemos hacer para obtener el estado de Dios?”, Atmananda siempre respondía: “Al hacerlo, solo obtienes más karma”. Solo a través de la falta de acción o la existencia separada de las acciones y los resultados de la acción, mientras estás en acción, puedes alcanzar a Dios. No puedes “obtener” a Dios. Dios solo puede ser alcanzado. Dios está siempre allí. La divinidad tiene que ganarse a través del vacío. En silencio, te das cuenta de ello.

Apenas había devotos en el templo ese día. Era un templo del pueblo y estaba lejos de la multitud de la ciudad. Una anciana y su nieta adolescente caminaron alrededor del templo en una circunvalación cantando “Aum Namo Bhagawate Vaasudevaaya”, el mantra sagrado del Señor Vishnu. Cuando vio a Atmananda y su séquito, el sacerdote salió del templo y le entregó algunas flores, pasta de sándalo y dos plátanos que un devoto le había ofrecido al Señor Krishna anteriormente. El sacerdote dijo “No se vaya. Déjame completar los rituales y cerrar el templo. Me gustaría compartir algo más de comida contigo.” Él entró al templo para completar los poojas (los rituales) de la noche, Atmananda le dio un plátano a la anciana con la niña, que se le acercó para tocarle los pies. Él no le permitió que le tocara sus pies. En cambio, tocó el suelo cerca de sus pies. Ella aulló “¡Oh, no Swamiji, que Usted toque mis pies me traerá un gran pecado!” Atmananda sonrió y dijo: “Si yo soy la causa de tu pecado, también te lo quitaré. Bendice a este hijo, madre. Estoy tocando los pies de mi madre”. Este episodio terminó ahí porque Atmananda es un hombre de pocas palabras y casi sin emociones. Él vivió la vida de un Avadhoota perfecto

mohanji-blessing-sight

Atmananda y su grupo de nueve personas se sentaron afuera del templo esperando que el sacerdote cerrara el templo y se uniera a ellos. El sacerdote vivía a unos 100 pies del templo. Diariamente después del ritual él usualmente llevaba el arroz y las frutas que los devotos ofrecían al Señor a su casa. Con eso, su familia de cinco personas se sobrevivía. Nunca se quejaron de la pobreza ni se angustiaban por sus penas. Llegó Atmananda, trajo algunas hojas anchas de un árbol que servían como platos desechables, las extendió sobre un asiento de piedra plano cerca de un árbol de baniano y con su mano comenzó a servir arroz. Sirvió casi la mitad de lo que tenía encima de las hojas. El resto lo guardó para su familia. De un recipiente más pequeño, usando una cuchara de una hoja doblada de una manera particular y sujetada con una ramita de una planta, vertió un poco de ghee en el arroz. Atmananda estaba sentado en silencio mirando esto. El sacerdote miró a Atmananda en tono de disculpa y dijo: “Esto es todo lo que tengo. Por favor acepte mi humilde ofrenda y bendígame”. La mano del sacerdote todavía tenía restos de arroz, Atmananda la sostuvo en señal de gratitud, y dijo: “Gran encarnación del amor incondicional, tus futuras generaciones no sabrán qué es el hambre”, los ojos del sacerdote se llenaron de lágrimas. Atmananda dijo: “Nos diste la mitad y tienes bocas hambrientas esperando esta comida. Quizás se duerman hambrientos porque la comida que tienes es insuficiente para cinco personas. No voy a permitir eso.” Tomó una hoja de plátano y cubrió el recipiente que el sacerdote tenía en sus manos, golpeó el vaso tres veces y le dijo al sacerdote: “No abras esta hoja hasta que llegue el momento de servir. Habrá suficiente comida para todos”. Para entonces, el sacerdote ya estaba abrumado. Trató de postrarse a los pies de Atmananda. Él no permitió eso. Lo abrazó y dijo: “Cuidas bien al amado Señor Krishna sin ninguna exigencia ni expectativa. Eres un hombre puro y desinteresado. Con tal de compartir la comida con cualquier extraño que deambule por este camino, no te preocupas de ti y tu familia. Tu familia también es buena y piadosa. Solo la bondad y las bendiciones vendrán a ti. Puedes ser materialmente pobre. Pero tienes un corazón rico. Nunca te faltará nada a partir de este momento. Tus próximas siete generaciones experimentarán la bondad de tus acciones.” Los ojos del sacerdote estaban llenos de lágrimas de gratitud, Atmananda lo mando a su casa;

20170725_091415-11989405561

cerró los ojos, cantó un mantra y tocó la comida que el sacerdote había dejado en el plato. Nadie sabe cómo esa pequeña comida se convirtió en suficiente comida. Todo el mundo comía arroz con mantequilla de búfalo con el corazón lleno y nadie se dio cuenta de que la cantidad original ni siquiera era suficiente para una persona, mucho menos para nueve. Lo mismo sucedió en la casa del sacerdote. Todos comieron suficiente comida y aún había más. (Y el recipiente que Atmananda tocó se quedó con esa familia por siete generaciones. Su casa nunca tuvo escasez de alimentos). Todos los reunidos quedaron asombrados de cómo Atmananda, que siempre actuaba de una manera humilde y modesta, realizó un acto de milagro. Mientras lo presenciaron, no lo consideraron un milagro debido a su hambre feroz. Más tarde, cuando se dieron cuenta de lo sucedido, constataron que realmente no conocían a Atmananda ni de cómo operaba en momento alguno.

Salieron de las instalaciones del templo la misma tarde y se instalaron en una galería de la escuela a una hora de distancia del templo. Atmananda siempre caminó al menos una hora después de la cena, a pesar de que no había escasez de caminar, porque caminaban casi todo el día, todos los días. Antes del amanecer, Atmananda se dispuso a bañarse y a hacer los rituales de la mañana. Esta escuela estaba lejos de la orilla del río. Entonces, se bañaron extrayendo agua del pozo. Atmananda hizo sus rituales a unos metros del pozo, sentado en una piedra. Cuando las mujeres del pueblo vecino comenzaron a acercarse al pozo para sacar agua, Atmananda se levantó y comenzó a alejarse. Su grupo de nueve personas lo siguió.

Todavía estaba oscuro. Caminaron durante una hora en la oscuridad. Había una raíz de un gran árbol en el camino que no era tan claramente visible. Atmananda, que caminaba delante de todos, tropezó con él, cayó y sufrió una lesión grave en la pierna derecha. No podía levantarse o caminar. Sus seguidores lo levantaron y lo llevaron al espacio libre, a una piedra plana en la que varios viajeros solían descansar cuando estaban cansados. Esta piedra estaba cerca al camino del pueblo. Él estaba sangrando. Ellos no supieron qué hacer. Atmananda les pidió que consiguieran algunas hojas de una planta silvestre muy común. Trajeron las hojas. Atmananda aplastó esas hojas hasta hacer una pasta, y la echó sobre su herida. No había tela para atarlo. Se quitó su propio paño, que era su única vestimenta, excepto la tela alrededor de sus caderas, y la ató sobre las hojas trituradas.

20171022_1116402001677577

Debido al dolor insoportable Atmananda no pudo caminar. Sus seguidores se ofrecieron a llevarlo, lo cual rechazó. Se sentó en esa piedra desde la mañana hasta la tarde. Atmananda y sus seguidores no tenían comida. Lograron conseguir un poco de agua de un pozo vecino. No había casas en el vecindario y por el camino transitaban muy pocas personas. Si caminaban unos pocos kilómetros hacia atrás, llegaban a la escuela y al pueblo donde pasaron la noche anterior. Sin embargo, Atmananda era terco. Él nunca se preocupó por el hambre, pero sus seguidores sí. Algunos esperaban que Atmananda hiciera un poco de magia y les diera algo de comer como hizo antes. No pasó nada. Uno a uno, apartándose de Atmananda, los seguidores comenzaron a protestar, hablando con aquellos que les prestaban atención. Dijeron: “Si Gurudeva pudo materializar comida para un sacerdote, ¿Por qué no puede hacer eso otra vez por nosotros?” Uno de ellos dijo: “Mi vista se ve borrosa por el hambre. Ni siquiera puedo ver nada”. Otro reflexionó “¿El gurú nos está probando?” El tercero dijo “¿Estás seguro de que materializó la comida el otro día o lo imaginamos?” Uno remarcó: “De ninguna manera. Él lo hizo. Todos comimos”. Otro dijo: “Estoy bastante seguro de que no tiene tales poderes. Probablemente sea el templo, el Señor Krishna y el sacerdote lo que lo hizo posible. Si tuviera tales poderes, no nos dejaría morir de hambre. ¿Por qué no puede hacer eso ahora? Si él tiene poder para conocer nuestras mentes, debería saber que estamos hambrientos. ¿Por qué no está haciendo nada al respecto?”. Otra persona dijo “¿Está durmiendo, simulando dormir para engañarnos o realmente meditando?” Uno de ellos dijo “Nunca nos pidió que lo siguiéramos. Él nunca nos pedirá que nos vayamos tampoco. Depende exclusivamente de nosotros permanecer o partir.” Otro respondió: “¿Cuál es su plan? ¿Se sentará en esta roca hasta que se cure, lo que puede llevar semanas?” Fue un pensamiento aterrador para todos.

Era casi medianoche. Ninguno de ellos había comido nada. Había un pueblo si viajaban hacia atrás. No había ninguna pista sobre lo que habría en el camino por delante. Algunos decidieron regresar a la escuela. Dieron unos pocos pasos, pero el camino del bosque estaba oscuro y atemorizante. Temían a las serpientes y animales nocturnos. Se detuvieron y regresaron. Atmananda parecía estar durmiendo sin darse cuenta de todo esto. Manu y Ramakrisna se sentaron a ambos lados de él enfocándose en su Gurú sentado en el centro de sus corazones y no sintieron hambre. Las otras siete personas estaban en total confusión. Algunos intentaron acostarse y dormir, pero los sonidos extraños de la jungla, el hambre penetrante y el miedo a los animales merodeadores estaban afectando seriamente su sueño. Por último, faltaban solamente algunas horas hasta el amanecer. Atmananda despertó. Le pidió a Manu dos palos. Los usó como muletas y caminó hacia delante. Sus seguidores hambrientos, confundidos y privados de sueño lo siguieron a regañadientes. Atmananda no llevaba nada puesto excepto una telita alrededor de su cadera porque su paño se convirtió en su vendaje, cubriendo su herida recién adquirida.

Afortunadamente, después de caminar una hora, encontraron un pozo de agua, hecho por el rey para la comodidad de los viajeros. Sacaron agua, se lavaron, bebieron de ella, algunos lavaron sus ropas mientras se bañaban, mientras que Atmananda limpio su herida, aplicó más hojas y las ató con el mismo paño nuevamente. No había comida en el vecindario. Sintieron mucha hambre. Después de hacer sus rituales matutinos, Atmananda comenzó a caminar. Como siempre, nunca le dijo a nadie a dónde iba y cuánto caminaría. Él solo comenzó a caminar. Siete de sus seguidores tenían solo un pensamiento en sus mentes: ALIMENTO. La salida del sol sacó aves coloridas de sus nidos, florecieron flores y el sendero del bosque se veía hermoso y celestial con varias flores y gotas de rocío que las decoraban con rayos de sol. Solo Manu y Ramakrishna pudieron disfrutar esto. Los otros buscaban frutas, hojas, raíces o incluso semillas que pudieran comer y acallar su apetito. Atmananda siguió caminando con muletas. Nunca les preguntó o le importó cómo se sentían sus seguidores. Él nunca le pidió a nadie que lo siguiera en primer lugar. Y él era un Avadhoota, muy introvertido y un perfecto solitario también.

m-walking-from-the-back

Finalmente, era mediodía. Las siete personas estaban cansadas. En ese momento, llegaron a un arroyo que bajaba a través del bosque y fluía hacía el río. Lavaron sus pies y sus caras cansadas y bebieron mucha agua. Atmananda se sentó debajo de un árbol y cerró los ojos. Manu y Ramakrishna se sentaron a su lado y se conectaron al centro de su corazón y se disolvieron en él. Los siete seguidores confundidos se alejaron de ellos y comenzaron a tomar decisiones. El líder del grupo y tal vez el más hambriento de todos ellos llamado Amara dijo: “Me voy. No puedo ver ningún final en este viaje. No puedo sentarme como Manu con el estómago vacío. Y estoy convencido de que Atmananda no tiene poderes divinos. Él es un monje errante ordinario”. Otro dijo: “Estoy de acuerdo. Él no tiene poderes espirituales. En el templo, estoy seguro, fue el Señor Krishna quien realizó ese aparente milagro”. El tercero dijo: “Yo tampoco puedo existir de esta manera. Él no está preocupado por nosotros. Él es demasiado ensimismado. Y, después de todo, ¿qué aprendimos exactamente de él hasta ahora?” El cuarto dijo “Esto es verdad. ¿Por qué estamos caminando con él? Siempre es incertidumbre y no hay enseñanzas. Él no está enseñando nada. Y él me está confundiendo con el nivel de frustración de todo tipo. Me voy”. Otro dijo: “Me voy también. Esta incertidumbre no vale la pena”. Amara dijo “Amigos, él es un hombre ordinario. Cayó y se lastimó. Él no puede curarse así mismo. Él no puede alimentarse a sí mismo ni a los demás. Él es tan indefenso. ¿No puedes ver? Él es un hombre ordinario. Estamos engañados”.

Finalmente, todos estuvieron de acuerdo en que Atmananda es solo un monje errante ordinario sin poderes extraordinarios ni conocimiento y se prepararon para dejarlo. Decidieron ir a verlo y decir adiós. Cuando se acercaron a él, vieron a los tres sentados con los ojos cerrados en meditación. No tuvieron la paciencia de esperar hasta que abrieran los ojos. Ellos simplemente se alejaron. Alrededor de media hora después de dejar Atmananda, vieron un árbol con algunas frutas deliciosas. Comieron todo lo que pudieron y empaquetaron algunas para el resto de su viaje. Después de comer y descansar un rato, Amara dijo: “Mira, Atmananda ni siquiera tiene la suerte de su parte. Solo después de que lo dejamos, encontramos comida. Nos moriríamos de hambre todo el día e incluso la noche, mirándolo y esperando que él se mueva. Tomamos la decisión correcta. Ahora somos libres y la suerte nos ha favorecido en forma de comida. Todos estuvieron de acuerdo. Atmananda, Manu y Ramakrishna regresaron a la realidad terrestre poco después de que el grupo los abandonara. Atmananda intentó levantarse. Manu sostuvo su mano y lo ayudó. Atmananda tomó sus palos y comenzó a caminar. Ramakrishna dijo “Gurudeva, buscaré a los otros. Pueden estar durmiendo en algún lugar. Por favor amablemente espere un momento. Sin mirar, Atmananda dijo sin ninguna emoción o preocupación: “Nos han abandonado. Sigamos avanzando.”

Después de caminar durante apenas 10 minutos, encontraron una pequeña residencia de agricultores. Cuando se acercaron, la mujer del granjero, una joven dama, salió de la casa, los invitó y les pidió que se sentaran. Ella les ofreció agua y comida recién hecha. Todos comieron bien. Atmananda la bendijo: “Anna daata Sukhi Bhava” (Que el que sirvió la comida siempre sea feliz y esté en abundancia). Ella se sintió feliz. Ella le dijo a Atmananda que estaba embarazada y buscó sus bendiciones para un niño bueno y saludable que hará que su linaje se sienta orgulloso. Atmananda la bendijo diciendo: “Tathasthu” (Así sea). A pesar de que les pidió que se quedaran, comieran en la noche y se quedaran a pasar la noche aceptando sus limitadas instalaciones, Atmananda cortésmente rechazó esa oferta y decidió seguir caminando. La esposa del granjero también ofreció alguna medicina hecha de planta para su herida. Él amablemente rechazó eso también. Ellos comenzaron a caminar. La dama estaba en la puerta con las manos en posición de profunda reverencia hacia Atmananda.

img_20170129_184948351_hdr274212378

 

Antes de que el camino girara, Manu miró hacia atrás para despedirse de la mujer. Cuando miró hacia atrás para ver si la señora todavía estaba allí, no vio a la señora, ni a la casa, ni al ganado. No había rastros de nada. Era solo un espeso bosque que bloqueaba incluso los rayos del sol. Tan lejos como sus ojos podían ver, solo se veía el camino hacia el pueblo. Como de costumbre, Atmananda nunca miró hacia atrás. Él siguió caminando. ¡Y tanto Ramakrishna como Manu notaron que Atmananda caminaba sin palos y no había rastros de una lesión en su pierna! Se preguntaron la razón de este acontecimiento divino y concluyeron que era para sacudir el árbol y arrojar las hojas secas, secas de convicción espiritual. Atmananda siempre dijo: “La convicción es esencial cuando uno elige caminar en el camino de la liberación. Tal vez la convicción es más esencial que la fe”.

img-20171126-wa0004795575425

Una hoja de la vida de Atmananda termina… aquí.

Descargo:

Atmananda es un personaje de ficción creado por Mohanji para explicar la Tradición. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia.

Traducción:  Mayte Acosta Guanche

Editado por: Mirela Polich

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s