Causas y efectos – Satsang con Atmananda

Atmananda caminaba sólo durante unos meses sin acompañantes. Estas situaciones de caminar solo ocurrieron únicamente un par de veces, en su vida de 49 años en el cuerpo conocido como Atmananda. El incidente que se da a continuación ocurrió durante su parivrajaka (monacato errante), poco después de que dejara su Gurukul (residencia del Maestro). Atmananda estaba sentado en meditación en un ghat (orilla del río) en Benarés (Varanasi) después de tomar un baño. Eran las primeras horas de la mañana. Un grupo de personas trajeron un cadáver para la cremación en el ghat. Unos familiares lloraban mientras el cadáver se lavaba antes de la cremación. Algunas personas parecían aliviadas. Antes de las 7AM, aproximadamente seis cadáveres fueron tratados y preparados para la cremación en el ghat. Atmananda estaba en profunda meditación y no estaba al tanto de nada a su alrededor. Sobre las 8AM abrió sus ojos para ver un grupo de hombres y mujeres que estaban parados a su lado, esperando recibir sus bendiciones.

Por lo general, era reacio a recibir atención de otras personas. Teniendo unos 20 años, no estaba listo para llevar las responsabilidades de ser y llevar la vida de un Gurú (Guruhood). Trató de alejarse de esa multitud que se avecinaba. Pero, comenzaron a caer a sus pies y cerraron todas las rutas de escape. Entonces, se sentó y comenzó a bendecirlos. Tenían un cuidado extra para no tocar a Atmananda debido a la creencia de ser impuros después de la cremación. Según el sistema hindú, los familiares de los muertos generalmente se mantienen alejados de los espacios sagrados y personas como Gurús o las instalaciones de Dios durante los 14 días siguientes a la muerte de un pariente. Poco después de este ritual de postración, un anciano calvo pidió a Atmananda que aclarara las dudas de algunas de las personas que se habían congregado allí. Atmananda aceptó con poco entusiasmo debido que practicaba silencio con su Gurú y también mientras caminaba.

P: La muerte es inevitable. Todos sabemos que todo lo que nace morirá. Entonces, ¿por qué estamos sufriendo tanto?

Atmananda – Por el sentido de posesión y apegos hacia relaciones y familiaridad con personas y situaciones. Nos acostumbramos a la presencia de cuerpos que nos rodean, comenzamos a poseerlos y empezamos a desarrollar emociones alrededor de esos cuerpos. Estás triste por tu apego y sentido de posesión.

Las recompensas de la vida son fruto de tu propia actitud, expresiones y acciones. Tu mente es tu propio enemigo y amigo. Todo lo que experimentas es tu propia creación nacida de tu propia disposición. Cada experiencia tiene su propia raíz invisible que se extiende al pasado.

P: Mi tío (a quien acabamos de incinerar) sufrió mucho antes de su muerte. De hecho, todos estamos aliviados de que ahora él esté libre de sufrimiento. ¿Qué tipo de acción o karma causa ese tipo de sufrimiento?

Atmananda – Las acciones de naturaleza impura causan ese tipo de sufrimiento. Podría ser de esta vida o de otras vidas. Cuando uno va contra otra persona, muestra odio, enojo, celos, etc., acumula un karma pesado. Con un karma así, el sufrimiento es inevitable. Cualquier cosa que hagamos contra otro, regresa a nosotros, tarde o temprano, en esta vida u otra. No hay escape o posible reducción en el karma. Lo que haces en la vida, bueno o malo, no solo te afecta a ti, sino que deja un impacto heredado en todas las personas nacidas en tu linaje. Cada persona en el linaje debe saber esto y ser responsable.


P: ¿Cuál es la solución?
Atmananda – Buenas obras. Los méritos que ganamos a través de buenos pensamientos, palabras y acciones. Lleva una vida consciente, llena de satisfacción. No desees las posesiones de otras personas ya que el karma ha distribuido según sus méritos kármicos. Ten en cuenta que tus propias acciones han traído tus experiencias de la vida. Nada puede ser cambiado. El futuro se puede cambiar si llevas una vida consciente hoy.

Hizo una pausa, pensó por un momento y continuó: “Te aconsejo que evites una situación, un lugar o una persona que perturbe tu mente o tu estabilidad mental. Evita ser influenciado por otras mentes. Si no puedes esquivarlos por completo, al menos ignóralos y no te lleves adentro de tu ser los efectos de su presencia. En cambio, concéntrate en tu interior y canta el nombre de tu Dios o Gurú elegido. Mantente alejado de las cosas que inquietan tu mente y dé preferencia a la paz interior y a la tranquilidad de la mente. Cuando todo lo que hacemos es rendirnos a Dios o al Gurú, nos acercamos a la conciencia suprema. Abraza cosas externas que no afectan tu tranquilidad interior. Evita el resto. Vive una vida simple y benevolente”.


P: ¿Nuestras acciones afectarán a nuestros hijos y a sus hijos?
Atmananda – Sí. Lo que ganes, tus hijos y sus hijos heredarán. Las personas que nacieron dentro de un linaje siempre llevan su carga. El linaje posee el karma colectivo de los miembros de la familia. Esto es heredado en varios grados por todos sus descendientes. Cuando los miembros de la familia hacen grandes actos de buenas obras, los efectos alcanzan a cada persona en la familia al igual que un banquete en la familia alcanza a cada estómago.

P: ¿Cuál puede ser la peor situación para cualquier linaje?
Atmananda – Gente pasiva, egoísta e indiferente, así como también generaciones insensibles nacidas en un mismo linaje. Al igual que el aire en una habitación se vuelve viciado cuando las ventanas y las puertas se cierran durante mucho tiempo, las personas egoístas y pasivas de una generación estancan el linaje. El egoísmo y el egocentrismo son malos karmas. Dar y compartir desde el corazón trae aire fresco a la habitación. Podemos llamarlo gracia, creado a partir de la acción positiva.


P: ¿Qué podemos hacer a partir de hoy?
Atmananda – Sé responsable. Ten claro que tú no eres solo un individuo. Eres un linaje. Respeta tu posición y el poder que tienes para hacer que el linaje sea un lugar mejor para los que están detrás de ti y para los que están por venir. Sé bueno y haz el bien. Ese es el secreto. Comparte y crece. La vida debe ser totalmente desinteresada y libre. Da más de lo que tomas. Sé amable siempre. Sé generoso. Respeta a los santos y a la gente espiritual. Respeta a los granjeros ya que están trabajando duro bajo la lluvia y el sol para que tú no tengas que dormir con hambre. Respeta a los legisladores y a los protectores de la ley. Gracias a ellos, estás seguro y protegido. Respeta a los niños, porque aprenden de ti a respetar a sus contemporáneos. Mantén la pureza y mantén la paz. Nunca comprometas la paz interior por nada externo. No vale la pena.

Evita todas las situaciones de elogios y aplausos. Incluso si el destino te trae elogios y aplausos, comprende que todo es temporal y sé humilde al respecto. Nunca caigas presa del ego o te vuelvas adicto a tus posesiones y relaciones. Considera todo lo que tienes como un regalo de Dios y trátalo con respeto. Siempre ten en cuenta que todo lo que venga se irá también. Nunca llores por lo que se pierde y no faltes el respeto a lo que tienes. La vida es momento a momento. Lo que este momento te ha dado es tu presente (regalo). El momento siguiente puede quitártelo y reemplazar ese espacio con otra realidad. Sigue fluyendo a través de estas realidades sin apegos o expectativas. No podemos poseer nada aquí. Nada nos pertenece aquí. Todas las experiencias tienen elegibilidad detrás de esto. Nos ganamos estas experiencias, buenas o malas. Sé agradecido cuando el mundo te respete o te falte el respeto. Ambas son experiencias y lecciones. Aprende a separarte de todo utilizando la consciencia como el hilo. La consciencia clave es la naturaleza básica de nuestra propia existencia: la impermanencia. Tu propia consciencia es tu guía personal. Sé amigo de tu propia consciencia y nunca hagas nada que lo afecte. Descansa en tu consciencia, que es tu protección personal contra todo karma negativo. La adulación es una adicción. De hecho, es una trampa. El resultado es un estancamiento espiritual. La mente rige en lugar de ceder el paso a la consciencia y no permite que ésta brille.


P:¿Qué podemos llamar realmente nuestro?
Atmananda – Recuerdos de experiencias, deseos y méritos / deméritos de nuestras expresiones y acciones. Los méritos y deméritos de nuestras vidas pasadas determinan el sabor de esta vida y las que están por venir. Si uno ha realizado prácticas espirituales con concentración y dedicación durante toda su vida, nacerá en la compañía, familia o linaje de santos y hombres sagrados y tendrá la oportunidad de continuar su práctica hasta la disolución final (liberación) basada en la calidad y cantidad de su equipaje kármico.

P: ¿Cuál es el núcleo de la existencia humana?
Atmananda – Dharma, Artha, Kama, Moksha (Rectitud, Materiales, Deseos y Liberación, respectivamente), que juntos reciben el nombre de Purushartha.

P: ¿Cuál es la forma más inteligente de manejar estos aspectos de la existencia?
Atmananda – Deja que Moksha sea el hilo. Haz de Moksha el hilo y convierte los otros aspectos en las cuentas de la guirnalda. Cuando la liberación es el hilo, todos los demás aspectos permanecerán puros y justos. Cuando el tema clave de la vida es la liberación, la vida será pura y veraz.


P: ¿Es por eso que estos jóvenes están sentados aquí cerca de los ardientes cuerpos humanos?
Atmananda – Algunos están sentados aquí solo para evitar el frío invierno, ya que no tienen dinero ni otro lugar donde ir. Algunos están sentados para vencer sus miedos a la muerte. Algunos, que están mucho más avanzados, son testigos del estado de los muertos que solían recorrer la tierra con orgullo y ego, sobre sus posesiones y logros. Y la ceniza que llevan en sus cuerpos es un recordatorio para ellos y para los demás de que somos esencialmente cenizas. Las cenizas son también el signo del desapego total de todas las posesiones de la vida.

El fuego es un signo de la verdad que no tiene discriminación. La muerte es la verdad inevitable. Las mentes temen a la verdad. Temen a la muerte. El miedo es la ignorancia. Cuando la mente constantemente mira los cuerpos reducirse a cenizas, supera sus miedos y se establece en la verdad inevitable. El miedo está en contra de la liberación. No tener miedo es un signo del estado liberado. Aquéllos que están sentados aquí, con abundancia espiritual, se apartan de la sociedad temerosa, llevada por las emociones, y no están interesados en las posesiones materiales, incluyendo el nombre y la fama.
Cualquier cosa que pensamos y hacemos puede volverse perjudicial y retrasar el proceso de liberación e inducir a más ciclos de nacimientos y muertes. Entonces, uno debe ser firme en su determinación por la liberación. No hay nada más importante.


P: El karma sigue al hombre más allá de su tumba. ¿Cómo podemos prevenir el Karma?
Atmananda – Las acciones buenas y malas mantienen la dualidad de la existencia. Las buenas son aquéllas que nos hacen más ligeros, expanden nuestros corazones y nos dan méritos. Las malas son las que surgen del odio, la venganza, la enemistad y la ira que nos hacen más pesados y nos unen a una red de relaciones, en donde obtenemos deméritos. Tanto las buenas como las malas nos mantienen en la red del karma y nos hacen regresar a través de muchos vientres. La dependencia al mundo externo nos atrapa en la red kármica. La propiedad de acciones y manipulaciones de la mente nos deja aquí, nacimiento tras nacimiento. La única forma de romper la red kármica es ir hacia adentro y salir constantemente de todas las dependencias de la tierra, y establecerse dentro de uno mismo.

Al reducir la dependencia de cualquier cosa y cualquier persona, así como no tener ninguna expectativa sobre nada, nos ayudará a mantener el desapego. La consciencia de que este cuerpo está decayendo a cada momento y todos estamos caminando hacia nuestro inevitable final es esencial. Todo lo que nace morirá. Por lo tanto, el estado de no haber nacido (alma pura) debe ser explorado y establecido. Esto es esencial para la liberación. En algún momento de la vida, como acabas de hacer, esta pregunta llegará a la mente de todos: ¿para qué sirve este drama? La respuesta es que la divinidad se muestra en múltiples frecuencias usando la dualidad como medio. Esta es la conciencia que se necesita para mantenerse a flote sin ahogarse en el estanque de karma.

P: ¿Tenemos una opción?
Atmananda – Sí. Siempre. Permanecer separado como testigo de las emociones y las expectativas es nuestra elección. Es nuestra elección estar siempre conscientes de que toda esta vida es un espectáculo, mirando hacia el interior de nuestra alma estable, que no se ve afectada por nada de dentro ni de fuera, Evitar el ego y la identificación con esta encarnación es nuestra elección. El desprendimiento de nuestro mundo exterior e interior, evitar apegos hacia las personas y posesiones son nuestras opciónes, que nos ayudan a mantenernos liberados. Compartir, cuidar y amarnos a nosotros mismos y todo lo que nos rodea es nuestra elección.

P: ¿Puedes ser nuestro gurú?
Atmananda – No. Tu gurú ya está dentro de ti. La gente como yo solo somos guías. Poco tiempo después, agregó: “Soy un vagabundo. No llevo nada. Si vas conmigo, no me opondré, porque el camino pertenece a todos los que eligen seguirlo. Pero es tu propia elección y responsabilidad, así como quedarte o irte es tu prerrogativa. No tendré nada que ver con esto.”

P: Gurú y la gracia son sinónimos. ¿No es la gracia del gurú lo que ayuda a la liberación?
Atmananda – El recuerdo es importante. Olvidamos el aspecto de gracia de la vida cuando la mente se llena de negatividad y pesimismo. Eso lleva a la desilusión y la depresión. Por lo tanto, tenemos historias de maestros y avatares en la literatura. Los llamamos “buenas historias” o “buenos relatos”. Si olvidamos las cosas buenas que un gurú te ha dado y recordamos solo las cosas malas imaginarias, que las mentes pesimistas producen a partir de ilusiones, generalmente basadas en conceptos y prejuicios, el aspecto negativo, como el veneno, se propaga a través de nuestro “flujo sanguíneo” (sistema) y perderás muchas vidas. La gracia fluye cuando sucede la rendición. Cuando la gracia se detiene, los sentimientos negativos envuelven la mente. Al igual que una persona que mira a través de un cristal amarillo ve todo amarillo, el hombre solo ve cosas negativas a su alrededor. La mente convertirá todo lo positivo en negativo. El Gurú y la gracia dejan tales mentes.

Atmananda se levantó. Todos lo hicieron también. Inclinándose ante su audiencia con total reverencia, se alejó sin mirar atrás.
Descargo de responsabilidad:

Atmananda es un personaje ficticio creado por Mohanji para explicar la Tradición. Cualquier parecido con una persona es pura coincidencia.

Traducción:  Mayte Acosta Guanche

Editado por: Mohanji Perú

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s