En busca de lo preciado – 2

En Busca de la Vida…

      Las eternas traiciones del hombre

UNO

Hace siglos, Pedro estaba cenando con Jesús. Pedro le dijo a Jesús: “Jesús, te amo más de lo que las palabras pueden decir. Te amo y sin ti, no puedo existir. Ni siquiera puedo imaginar una vida lejos de ti. Daré cualquier cosa por esta proximidad. Nada más me importa, excepto tu compañía. “Jesús miró a los ojos a Pedro, sonrió y dijo: “No tan rápido, Pedro. Antes de que el gallo cante mañana por la mañana, me habrás negado tres veces.” “Pedro entró en contemplación ante estas palabras de Jesús y, aunque perdió el apetito, continuaron su cena”. Poco después, Jesús fue arrestado y, cuidando de sus propias vidas, sus discípulos desaparecieron entre los rostros diversos de la multitud, para no ser reconocidos. Todos estaban confundidos. ¿Qué sigue? ¿Seremos atrapados también? ¿Seremos perseguidos? ¿Dónde ir? ¿Qué hacer? ¿Hay una vida por delante?

Pedro, desorientado, también sufrió el aparente reconocimiento por parte de los demás, tres veces. “¿Es este el hombre que vimos con Jesús?” La respuesta espontánea vino de Pedro, tres veces “¿Estás loco? ¿De qué estás hablando? No conozco a ningún ¡¡Jesús!!” Todas las resoluciones firmes que llenaron su corazón unas horas antes habían desaparecido por completo.

Jesús ha sido arrestado. Ellos lo matarán. ¡Un hombre tan puro! ¿Cómo puede un hombre defenderlo solo? Ahora, el trabajo principal es salvarse de la persecución. Sálvate a TI MISMO, en lugar de salvar a tu SER. Si la mente es la fuerza motriz y el miedo es el conductor de la mente, preservar el cuerpo a través del cual la mente necesita operar es más importante que vivir la verdad que se proclamó hace poco. Esta es la naturaleza humana. El confundido Pedro se preguntó a sí mismo: “Judas traicionó a Jesús por un dinero transitorio que finalmente no pudo usar. ¿Qué hice? Si realmente lo amara, debí haber acompañado a Jesús a la CRUZ ¿Por qué me detuvieron los temores mortales? ¿Fue mi amor tan superficial? Entonces, ¿Cuál es el significado de lo que le dije a Jesús durante la última cena? ¿Fue eso pura pretensión? No. Yo amaba a Jesús. Pero el miedo a la tortura, la humillación y la muerte oscurecieron mi amor.”

¿Cuántas veces hemos traicionado a nuestros seres queridos? ¡Ni siquiera podemos contar! Esta es la verdad. Esta es la verdad eterna de la existencia humana.

Nuestro amor es limitado y condicional. Está amurallado por las expectativas. No podemos aceptar a nadie como es. Podemos aceptar a una persona solo como queremos que sea. Si se comportan de manera diferente, la rechazamos. Las expresiones naturales no tienen valor. Las expresiones pretenciosas son a menudo glorificadas. Por lo tanto, los hombres recurren a las pretensiones toda su vida para preservar su gloria de corta duración. La última vez que Pedro rechazó a Jesús, lo vio completamente encadenado y arrastrado por las calles delante de él. Los ojos de Pedro se humedecieron de pena. La tristeza ahogaba su corazón. ¿Qué hizo Jesús para sufrir esto? Solo vivió una vida de convicción y desinterés. Jugaba con el peligro a voluntad. Cuando sus miradas se cruzaron, Jesús lo miró a sabiendas y sonrió. Jesús lo sabía todo, pero nunca fue afectado. Su propia seguridad no tenía valor para Jesús.

¿Cuál es la importancia de preservar un cuerpo deteriorable? Si los días se pierden en la procrastinación, ¿para qué nos sirve la vejez? En cambio, si cada momento se vive con propósito y de una manera desinteresada, incluso una vida más corta vale la pena. Jesús sabía exactamente lo que estaba haciendo y, obviamente, nunca se vio afectado. También conoció a sus “captores”, burdos e insensibles. No tenían idea de lo que estaban haciendo. Pensaron que la aniquilación física equivalía a silenciar los pensamientos. Ellos estaban equivocados. Los pensamientos ya estaban sembrados. Ellos brotan en el clima adecuado. Los pensamientos de benevolencia siempre han estado ocurriendo en los reinos superiores y sólo su manifestación física apareció brevemente en el reino terrestre. El propósito de Jesús era como una señal en la carretera, que te guía por donde ir. Jesús ya había hecho eso. Ahora, la naturaleza de la salida es inmaterial. Jesús se separó simplemente de su cuerpo perecedero y permitió que el cuerpo fuera manejado por una masa burda e ignorante. Jesús salió tan pacíficamente como entró. La muerte no es el fin. La muerte no existe, tampoco el nacimiento.

 

DOS

Hace tres siglos, existía un monje errante. Baba Atmananda o Rastha Baba (Camino Baba). Nunca se quedaba en un sitio, siempre estaba moviéndose, viajando. Mucha gente pensó que Baba era un loco. Porque a él nunca le importaba la comida o la ropa. Siempre estaba caminando. Se contradijo muchas veces y confundía a la gente. A veces barría los caminos por las mañanas. Si alguien le daba dinero, él compraba alimentos y los distribuía a los pobres, a los niños hambrientos, a los ancianos y a los animales callejeros. Solía estar tan emocionado de hacer esto, que se olvidaba de consumir cualquier alimento durante semanas. Nunca se quedó en una localidad por más de 3 días.

Muchas personas lo vieron como un Siddha y caminaron con él. Nunca tomó a nadie como discípulo. Pero, todos los que se atrevieron a vivir con él, fueron atendidos por Baba. Aunque nunca escogió a ningún discípulo. Un día, Baba de repente les dijo a sus compañeros: “Habrá fuertes nubes y lluvias. De repente, no vamos a poder protegernos de lluvias e inundaciones.” Sus compañeros se asustaron y confundieron. Si la lluvia y la inundación ocurriera, ¿dónde se quedarían? Algunos decidieron separarse lentamente de Baba y se fueron a zonas más seguras. Otros intentaron hacer un refugio o conseguir uno en el vecindario. Pero, el problema era que Baba nunca se quedaba en un lugar por mucho tiempo. Entonces, todos los planes que hicieron no sirvieron para nada. Algunos eligieron estar con él contra todo pronóstico, ya que confiaban en que Baba los protegería.

En ese momento, se alojaban en una ciudad-templo en el sur de la India y todos dormían en el complejo del templo, en el suelo, sobre una tela simple. Se quedaron allí durante tres noches, y la tercera noche hubo un robo en el templo. La policía atrapó al ladrón. Lo llevaron al templo para tomar evidencias y, mientras lo llevaban de regreso, observaban atentamente a los transeúntes para ver si alguno de ellos mostraba alguna familiaridad espontánea con el ladrón, o si el ladrón estaba mirando a alguien en particular. Esto podría ser una señal de que el ladrón tendría un cómplice. Los policías estaban decepcionados. Nadie mostró alguna señal de que lo hubieran reconocido. Cuando el ladrón se acercó a Baba Atmananda, lo miró. Baba levantó la mano, sonrío y lo bendijo. La policía atrapó a Baba y lo llevó a la estación de policía. Sus discípulos huyeron. Hicieron lo mismo que Pedro le hizo a Jesús. Ellos rechazaron completamente a su Gurú. Todos huyeron incluso a otras ciudades, para escapar de la persecución. Atmananda estuvo en prisión por tres noches y nunca lo afectó. Finalmente, la policía entendió su inocencia y lo liberó. Bendijo a los policías y la estación de policía y comenzó a caminar, como siempre. Durante muchas semanas, Baba vagó solo. No le hizo ninguna diferencia. Algunos discípulos entendieron la predicción de Baba de Nubes y Lluvias. Algunos volvieron y otros se fueron para siempre.

Las relaciones humanas son tan condicionales. No hay permanencia. Hoy, podemos sentir inseparabilidad y un profundo amor, y mañana un profundo odio. Las relaciones son muy frágiles y están basadas en expectativas. Cuando nuestras expectativas se rompen, también lo hacen nuestras relaciones. Vida tras vida, hemos estado viviendo esta verdad terrestre de impermanencia. ¿Cuándo podremos entender verdaderamente nuestra impermanencia existencialista y abrazar la verdad y la permanencia?

Muchos Maestros liberados han creado situaciones que apartan a sus discípulos de sus zonas de comodidad. A menudo se comportaban de formas extrañas. Los discípulos que tienen expectativas y nociones sobre su Gurú se desilusionan y renuncian. Este fue el objetivo del Gurú también. Sacudiendo el árbol. Las hojas secas deben caer. Solo aquellos con fe firme necesitan sobrevivir. La fe es la clave. La fe los lleva a lo más alto, con la guía del Gurú.

 

TRES

Nirupama tenía 30 años. Soltera y buscando marido. Las dificultades domésticas no le permitieron casarse y establecerse. Sin embargo, ella tenía esperanza y continuó su búsqueda. Trabajó para una pareja británica durante más de seis años y les gustó bastante Nirupama. Ella era honesta y confiable.

Un día de la nada, un jardinero llamado Raja apareció en su vecindario. Aún no llegaba a los 30 años. Guapo y fuerte. Nirupama lo observó atentamente durante unos días y decidió que le gustaba mucho. Ella se hizo amiga de él. Ella lo encontró un poco tímido y reacio al principio, pero, más tarde, se enamoraron “profundamente”. ¿Qué tiene que ver la edad con el amor?

Su relación maduró rápidamente y pasaban todo su tiempo libre juntos. Para Nirupama, fue como una lluvia fresca en su vida seca. Un gran alivio. Raja era razonablemente educado e inteligente. Nirupama estaba feliz por eso. Soñaba con tener una casa y sus propios hijos con Raja. Raja también alentó sus sueños. Así, pasaron los meses. Sus sueños se convirtieron en determinación. Raja la apoyó. Incluso se comportaban como marido y mujer. Raja sembró en su mente la idea de la necesidad de capital para formar una familia. Todos estos años, ella había estado gastando para su propia familia, educando a sus hermanos y hermanas y ayudando a sus padres enfermos. Ella no tenía ahorros propios. Raja le hizo comprender la importancia de los ahorros propios e incluso le mostró cuánto había ahorrado desde que la conoció, por el bien de sus sueños. Nirupama estaba convencida y también comenzó a ahorrar dinero. Incluso comenzó a comprar cosas para su eventual casa.

Transcurrió aproximadamente un año y finalmente decidieron casarse. Nirupama se dio cuenta de que no conocía a ningún miembro de la familia de Raja. Él solo le dijo que era un huérfano, proveniente del estado vecino. El amor es ciego. A ella no le importaban esos detalles de todos modos. Su amor era lo suficientemente poderoso como para erradicar cualquier preocupación acerca de su origen. Decidieron, por fin, el día del casamiento. La semana anterior a ese día, se sentaron y trazaron sus planes futuros. Lo primero era ir a su pueblo, casarse en una oficina de magistrados, alquilar una casa y formar una familia. Ambos dejarían sus trabajos actuales. Él encontraría un trabajo en su vecindario y ella lo ayudaría lo mejor que pudiera. Su prioridad eran los niños y todo lo demás era secundario. Nirupama estaba emocionada. Ella anunció su plan a sus jefes y ellos la apoyaron incondicionalmente. Le dieron algo de dinero y ropa nueva. Raja la persuadió de conseguir más dinero. Ella no estaba feliz de pedir más. La convenció de que la cantidad que ambos tenían en la mano era insuficiente incluso para alquilar una casa. Por primera vez en su vida, ella robó dinero. Los jefes de Nirupama confiaban tanto en ella que siempre dejaban sus habitaciones sin llave. A pesar de que la culpa la perseguía, esperando una gran vida, huyó al pueblo de Raja. También se dio cuenta de que Raja también le había robado algo de dinero a su jefe, “por su bien”. Entonces, compartieron su culpa. Viajaron en un autobús local. Raja abrazó a Nirupama y la hizo sentir cómoda y amada.

La mañana del día siguiente, su autobús llegó a la estación de autobuses en la ciudad natal de Raja. Raja dijo: “Todavía hay tiempo para que abran las oficinas gubernamentales. Podríamos usar las instalaciones públicas para refrescarnos. Podrías ir al baño, refrescarte y volver. Esperaré hasta que vuelvas y luego haré lo mismo. Después desayunaremos e iremos a la oficina de registro civil.” Nirupama estaba emocionada por el día y al tomar su ropa para cambiarse después del baño, dejó su equipaje con Raja y fue al baño. Cuando regresó, no pudo encontrar sus bolsas o Raja. Ella buscó por todo el lugar. No estaba a la vista. Pensando que él podría haber ido al baño, ella permaneció en el mismo lugar donde lo había dejado esperando. Él nunca regresó. Poco a poco se dio cuenta de que había sido ¡¡¡TRAICIONADA!!!

Raja se fue con las maletas y el dinero de ambos. Fue a buscar un amigo prestamista. El amigo le había dicho a Raja que, si le llevaba algo de dinero, dentro de un mes, podría duplicar esa cantidad y luego volvería con él. Raja le entregó todo el dinero a su amigo. El amigo le invitó el almuerzo y recibió el dinero. Le pidió a Raja que regresara exactamente el mismo día del mes siguiente.

Cuando Raja regresó a encontrarse con su amigo exactamente el mismo día del mes siguiente, su amigo fingió que no recordaba ninguna transacción entre ambos. Pidió prueba por escrito, recibo de algún tipo. Raja no tenía ninguno. Raja perdió el dinero. Sabía que su amigo lo había ESTAFADO.

Su amigo usó el dinero para comprar un auto nuevo. Fue al concesionario de automóviles de segunda mano y compró un automóvil elegante por una “ganga increíble”. Como conocía al concesionario, éste le dio el auto por una semana de prueba para tomar una decisión final. Al día siguiente, la policía lo arrestó mientras conducía el automóvil porque era robado. Tuvo que gastar mucho dinero para salir de esta situación. El concesionario de automóviles lo había ENGAÑADO.

Así, la saga del engaño continúa en la vida terrestre. ¿Quién consigue la última risa? La historia. La historia se ríe de la locura humana. Los impulsos terrestres hacen que las personas sean despiadadas y cargan con la culpa y el peso de sus acciones. Nirupama engañó a sus patrones. Raja engañó a Nirupama. El prestamista de dinero engaña a Raja. El vendedor de autos engañó al prestamista. Todo vuelve, tarde o temprano. En la búsqueda de la vida, acumulamos. Nos sobrecargamos con nuestras propias acciones y su pesadez. Culpamos a los demás nuestro sufrimiento. Nunca nos damos cuenta de que cada pensamiento, palabra y acción que tenemos crea nuestro propio destino. Esta es la verdad. Si nos damos cuenta de esto, seremos incondicionales. Ciertamente observaremos nuestros propios pensamientos, palabras y acciones. Nunca haremos daño a nadie. Siempre expresaremos amor sin expectativas. La vida es tan corta. La vida es todo sobre el amor. La vida se vuelve pesada con la codicia. La vida se convierte en luz con expresiones espontáneas de AMABILIDAD y AMOR. La vida se vuelve insoportable con las ansiedades y el odio. La vida se vuelve significativa con el AMOR incondicional. En busca de la vida, o su significado, si vivimos indiscriminadamente, nadie más podrá ayudarnos. Sufriremos, durante todas las vidas. Ninguna acción, palabra o pensamiento será desperdiciados. Todo está relacionado con la construcción de un capítulo de nuestra existencia, independientemente de si el capítulo es largo o corto.

Esta vez elegí hablar sobre la superficialidad de las relaciones porque, esta es la verdad en la tierra. Nadie ama incondicionalmente a nadie. Cada relación es condicional. Cada apego tiene un propósito. El amor y la bondad dependen de las condiciones. Este es el estado lamentable de nuestras relaciones aparentemente grandiosas. Los errores pequeños están separando a las personas. La gente duda en sonreír, y mucho menos en abrazar y besar. Hemos perdido la espontaneidad. Es hora de pensar profundamente sobre nosotros mismos, nuestros pensamientos, palabras y acciones. ¿Son condicionales o no? Apuesto que todos encontraremos toneladas de condiciones asociadas a cada relación. Las cuerdas de las condiciones nos estrangulan. Vivimos en un mundo idealista. Pretendemos y vivimos nuestras pretensiones, eventualmente volviéndonos ajenos a nuestra realidad y verdades. Es el momento. ¡DESPIERTA! Es el momento. Es el MOMENTO…

 

Te amo por siempre

M

Un día de honestidad vale mucho más que una vida de deshonestidad …

 

Descargo:

Atmananda es un personaje ficticio creado por Mohanji para explicar la Tradición. Cualquier parecido con los vivos o muertos es pura coincidencia.

 

Traducido por:  Mayte Acosta Guanche

Editado por: Mohanji Perú

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s